P´gina principal

Enfrentando Barreras - Las escuchas y las academias


Hacia la década de 1940, las Grandes Ligas ya no podían ignorar el talento caribeño para el béisbol. Sin arriesgar mucho dinero, los equipos podían abastecerse de un vasto grupo de jugadores latinoamericanos. Los profesionales potenciales accedían a casi cualquier cosa para tener una oportunidad de llegar a Grandes Ligas, lo que luego conducía a quejas sobre la explotación de los latinoamericanos.

En 1935, los Senadores de Washington designaron a Joe Cambria el primer escucha de un equipo para recorrer Latinoamérica. Hacia 1960, Cambria había contratado a más de 400 jugadores de Cuba solamente, entre ellos los futuros participantes en el Juego de Estrella, Luis Tiant hijo y Miguel Cuéllar.

Una historieta de 1945 de Sporting News que exhibe a Joe Cambria, tanto escucha como propietario de un equipo de liga menor

Banderines recordativos de los Mellizos de Minnesota que celebran a los cubanos Tony Oliva y Zoilo Versalles (el primer Jugador Más Valioso latinoamericano), dos de los últimos jugadores contratados por "Papá" Joe Cambria